810-403| 200-125 ccna book| CISSP| 200-310 desgn pdf| 300-101| 300-115| 400-101 ccie| 300-320| 70-534 study guide| 117-303| 300-070 ciptv1| 300-320| AWS SYSOPS| 300-075| ADM-201| EX200| 210-060| 70-534 pdf| 220-901 dumps| cissp dumps| 300-101 vce| 300-115 vce| 400-101 vce| 300-320| 300-070 ciptv1 dumps| 200-125 dumps| AWS SYSOPS| 300-075| EX200| SY0-401| 300-208| CABA| CSM-001| 70-347| 70-346| CSSLP| CWNA-106| 117-303| 70-483| adm-201 certification | 200-125 ccna cost| 300-075| 210-260| 300-115 pdf| 300-101 route pdf| 210-065| 400-101 pdf| 210-060| 70-534 practice test| 200-125 vce| 300-075| 210-260| 300-115| 300-101 dumps| 210-065| 400-101 questions| 210-060| aws sysops certification| 200-125 ccna exam cost| 300-075| 210-260| 300-115 vce| 300-101| 210-065| 400-101 dumps| 210-060| 810-403 study guide| 210-260 dumps| 300-320 dumps| 1k0-001 polycom| 1z0-808 dumps| 98-365 study guide| 300-206 senss book| ex200 exam dump| 200-125 ccna pdf| 200-120 vce| cism vs cissp| 70-346 practice test| 200-310 desgn| ex200 dumps| ex300 dumps| cissp salary| cissp-issap training| 100-105 icnd1| sy0-401 dump

Background Image

El Conjuro

La engaño los días que siguen a las noches de luna llena. Las sortijas, cadenas de buen oro y alhajas de brillo fino que lanzo al aire, entretienen como aliadas su pico de urraca vieja.  Distraigo a mi tía Claudina con aquello que más tienta su febril naturaleza y la sostengo  alejada de mis ungüentos que, a buen seguro, no aprobaría. A escondidas,  me afano cual alma que lleva el diablo en la mezcla que preparo con prisa y esmero. Un escupitajo lanzado en la olla después de tocarme ambos pechos, un pelo de gata joven no parida, dos jazmines deshojados y una rama de canela.

Confieso que no he amado, mas la vista del hombre doliente entregado entre sábanas, a fragores que no son los míos, ha soliviantado las enseñanzas aprendidas. Antes de que la edad pase, arrasando mi piel blanca y mi pelo rubio, deseo ver a un hombre hermoso rendido a mis pies. Por ello, yo, Urganda,  te conjuro Lucifer, rey del mundo subterráneo, maestro en las grutas de los pecadores que, como yo, te convocan para enredar el entendimiento del hombre que debe ser mío. Al alba, con la caída del rocío, entregaré mi pócima en manos de una criada del palacio que habita.  Tú, mi señor, guiarás mi aceite, cual veneno de víbora, a la mesa  en la que coma. Una y otra vez, te convocaré para que no despistes tu influjo ni el más leve momento. ¡Y, ay de ti si me fallas! No invites con tu desdén a que tu fiel seguidora se convierta en una enemiga.

Ya sale el sol de los inocentes. Tomo mi manto, remango mi saya y parto en busca de mi propósito. Sin miedo ni pena, subo la calzada por medio de la calle, atravieso el muro y toco la aldaba. Ya se acercan.

Mónica Gómez de Olea, Goyanes
No comentarios

Envía un comentario